jueves, 24 de julio de 2008

Una de ciclismo


sé que este blog es de fútbol y juro que he tratado de encontrar una relación del Tour con el Madrid para poder meter con calzador este post, pero no lo he conseguido,a sí que, ahí va:

¡QUÉ COJONES TIENE SASTRE!

Sus resultados decían que era bueno porque no es fácil ser segundo en las Vueltas de 2005 y 2007, y tercero en el Tour de 2006, pero no había pasado de promesa. Yo creí que se quedaría en un Gorospe de la vida y que acabaría su carrera sin ganar nada. Algo normal cuando en su generación ha coincidido con Armstrong, Beloki, Pereiro, Valverde, Menchov, Cunego, Salvodelli, Simoni, Basso, ... y Contador.

El tío lo predijo todo hace ya un mes. Transcribo sus palabras en la entrevista de AS del 28 de junio:

"Su trayectoria está marcada por hacer podio (2º en las Vueltas de 2005 y 2007, 3º en el Tour de 2006) y muy buenos puestos en la clasificación general de las grandes rondas, pero su último triunfo es de 2006 (la Klasika de Primavera). ¿No cree que es hora de volver a ganar?"
"Hombre, ganar es algo que siempre te gusta, pero en mi caso no me preocupa en exceso. Siempre he sido un corredor más regular que de conseguir etapas y, como he dicho, mi reto es subir a lo más alto del podio en París. Para eso me he preparado todo el año. Si por el camino cae una victoria en alguna jornada de montaña, pues mejor que mejor, aunque no es mi objetivo."

"¿Y qué día prefiere vencer?"
"En el de Alpe d'Huez, es una subida mítica."

Y ha atinado de lleno. Ahora, no sé si logrará aguantar a Evans en la contra-reloj, pero aunque no gane, guardaré esta etapa en mi memoria junto a la escapada de Perico en la etapa de los Puertos de la Vuelta y el zarpazo de Pantani a Ulrich en Les Deux Alps. Este tipo de victorias son lo que más me gusta del ciclismo. Lo siento por Induraín o Armstrong, pero es que las etapas sin emoción sólo me sirven para echar la siesta.

Rien ne va plus Carlos. A por los Campos Elíseos.

6 comentarios:

FERNANDO SANCHEZ POSTIGO dijo...

Te equivocas en una cosa. Los Tours y Giros qu ganó Indurain tenían emoción. El corredor español sufría muchos ataques y se defendía muy bien en montaña. Chiapucci, Bugno, Rominger, Ugrumov y los colombianos entre otros atacaban mucho a Indurain. Recuerdo una etapa que estuvo persiguiendo durante más de 150 kilometros a Chiapucci y otra en la que tuvo que cazar a Rominger hciendo un descenso espectacular en el Tourmalet.

Me alegro mucho por Sastre. Ojalá le llegue para ganar el Tour.

Yo llevo viendo el Tour desde 1983, o sea, conozco muy bien la ronda francesa.

un abrazo

Javi dijo...

Sobre todo ha emocionado por lo inesperado que era, Sastre siempre ha sido un buen corredor de montaña, aguantando en el grupo de los grandes, a rueda, pero nunca con el plus ni los impulsos como para ganar etapas de este modo. Hay que reconocerle sus méritos, ayer nos levantó del sofá.

saludos

Arraigoo dijo...

Me encanta el ciclismo y llevo tambien varios años viendo la ronda gala.
En realidad Sastre nunca fue un corredor que me gustase, es muy pasivo y suele jugar a la defensa y cierto es que ayer ataco porque no podia ya hacer otra cosa. Aun asi hay que reconocer a pesar de que no me gste que lo hizo perfecto y se marco un etapon para enmarcar, enhorabuena.
Pena de Pereiro, que iva a dar mucha guerra.
un saludo
www.tocaladecara.blogspot.com

Zorro de Segovia dijo...

No quiero ser injusto con Indurain Fernando. Es que soy segoviano y soy de Perico. Siempre hemos tenido algo de envidia al navarro, je, je.

fernando dijo...

NO entiendo las envidias de Indurain o Perico. Yo disfruté con ambos y con todos los españoles. Me da igual de donde sean, si han nacido en Madrid, Barcelona, Segovia o VAlencia. Incluso me emocionó cuando un extranjero gana a lo grande.


Perico ha sido un gran corredor, pero Indurain es el mejor ciclista español de la historia. Y veo difícil que alguien le supere alguna vez.
un abrazo.

pablo dijo...

Magnífico Sastre. Los triunfos de los humildes me alegran por partida doble. Yo era muy del chava y ahora su cuñado me ha vuelto a hacer saltar del sofá. Chapeau.

Un saludo.