lunes, 11 de agosto de 2008

Poderosa dama

Una de las peculiaridades del fútbol español, dentro de las muchas que hay, es la existencia de cláusulas de rescisión. Esta existencia se produjo gracias al Real Decreto 1006/1985, de 26 de junio, por el que se regula la relación laboral especial de los deportistas profesionales.

Y el fútbol español no es el único caso. En Portugal o Brasil también las hay. Pero paremos de contar. Ni en Inglaterra, Italia, Alemania, Francia, etc., etc., tienen esta ¿ventaja? ¿Es una ventaja que existan estas cláusulas? ¿Son beneficiosas?

Hay mucha controversia sobre el tema, debido a no pocos abusos que se han cometido ya, y a no pocas dudas que genera dicho tema. Hay quienes piensan que no son más que cláusulas indemnizatorias. Hay quienes piensan que no son más que cláusulas penales.

Yo pienso que, en la mayoría de los casos, son cláusulas prohibitivas, inmoderadas, disparatadas. Según la Real Academia Española, blindar es poner en un contrato laboral alguna cláusula que garantice una indemnización muy superior a la normal en caso de rescisión anticipada de aquel. Son cláusulas de auténtico blindaje, con el único objetivo de retener a un jugador y evitar que otro rival se pueda hacer con sus servicios. Son cláusulas totalmente innecesarias. ¿Acaso el Manchester United ha necesitado una para retener a Cristiano Ronaldo? ¿Acaso el Arsenal ha necesitado una para retener a Adebayor? ¿Acaso la Roma pagará la de Baptista? Entonces yo me pregunto ¿para qué sirven? Sirven para reducir nuestro mercado interno, sirven para encarecer los precios entre nuestros clubs, sirven como remedio ante el pavor que genera la posibilidad de que un jugador tuyo engrandezca a un rival de tu país. Pavor es lo que tenía cierto presidente ché ante la idea de que Mendieta pudiera vestir de blanco. Pero ese es otro tema. Son cláusulas totalmente desproporcionadas. Desproporción que encontramos entre la retribución que recibe el jugador y la cantidad estipulada en la cláusula.

Tal vez no una derogación de la misma, o tal vez sí, y actuar como en otros países europeos. Tal vez simplemente una regulación de la misma, estableciendo límites. Tal vez, que los jugadores digan esta boca es mía, y pacten con el club a la hora de la firma del contrato, cantidades permisoras, como hiciera Fernando Torres cuando estaba en el Atlético de Madrid, que la rebajó de 90 millones a 40. Pero algo hay que hacer para acabar con locuras como ésta:


Poderoso cabellero don dinero, y poderosa dama, su señora, doña cláusula

11 comentarios:

el hombre del futbol dijo...

Pues sí, estoy totalmente de acuerdo contigo. Las cláusulas solo sirven para retener a los jugadores en el club y eso muchas veces frena la progresión de jugadores jóvenes con mucho talento. Una auténtica lástima.

Por cierto, hablando de dinero. Y qué me dices de los jugadores sudamericanos que se van a los países petroleros por la cuantiosa suma de dinero. Eso es otra forma de fastidiar el fútbol.

Un saludo Luisi y ya sé que mis opiniones son un poco "fuertes" pero es lo que me sale.

En Clave de Gol dijo...

Muy cierto fenomeno. Son muchas veces clausulas anti-madrid y anti-barça, ya que antes estos dos equipos se formaban a traves de los mejores jugadores de esta Liga, pero bueno, esperemos que esto cambie de alguna manera ya que no se justifica de ninguna manera una clausula tan elevada.

Un saludo crak

Atleti1903 dijo...

Buenas,sí,las clausulas entorpecen algunos futuros,y sobre lo de Torres,claro,él sabía que nadie pagaría 90 millones,y lo puso a 40 millones,que es pagable (y se pagó),y así ganó él y el Atléti,y lo de los sudamericanos,esto le pasó a Zarate,el que estaba con la Seleccion Sub´20 Campeon en Canadá,se fué Rusia y se arrepentió y ahora está en la Premier League,venga,saludos!
www.atleti1903.blogspot.com

Chechu dijo...

No creo que sean eprjudiciales las cláusulas de rescisión. No consiste en retener al futbolista en su club. El precio que se fija es muy superior al que el club pediría normalmente para la venta del jugador. El club se asegura una buena suma de dinero para casos de rebeldía del jugador. Yo lo veo bien, siempre he defendido que el club es el dueño de los derechos del jugador. No es ninguna cárcel para el jugador, ya que es él quien firma ese contrato con esa cláusula.

Saludos

fernando dijo...

aL FINAL, todo se reduce a un problema económico. Los jugadores no se pueden quejar pues cobran muchísimo. Un abrazo.

Gol Blanco dijo...

Tal vez sean necesarios, recuerdo que la clausula de Messi antes de pasar definitivamente al primer equipo era una ridiculez si el barca se dormía en los laureles un equipo hábil y con mucho dinero se lo pudo haber llevado por poco comparado con lo que ahora vale, de esta manera hubieran perdido todo el tiempo y el dinero invertido en el ahora crak.

Zorro de Segovia dijo...

en un contrato se puede poner casi cualquier cosa, pues ambas partes son libres a la hora de firmar y COMPROMETERSE A CUMPLIR lo que firman. El problema surge porque los clubes y sobre todo los jugadores son muy aficionados a no cumplir los compromisos. La buena fe no existe en el fútbol español. Por eso, no creo que sea nociva una cláusula que viene a decir, "tienes que estar aquí durante x años y a cambio de x pasta. Si quieres romper el contrato, págame x".

Luisi dijo...

@ Javier:

Está claro que, como en todo, hay casos y casos... y eso que comentas también se da. Yo, personalmente no estoy a favor de que existan las cláusulas, no es que no sólo las vea como perjudiciales, sino que además entiendo que son innecesarias. Si el jugador no se quiere ir, no se va. Si se quiere ir, se negocia. Así de simple.

Pues lo de los sudamericanos que se van a países petroleros... es otro tema y hay de todo. Por un lado están los que se van a países árabes (Qatar) y por otro lado los que se van a países con clubes muy ricos (Rusia). Los primeros está claro que se van en busca de fortuna y dinero, algo que es lógico. Buscan lo mejor para ellos y para sus familias. Respetable aunque no compartible... pues no verán progresión en sus carreras. Los segundos, además de ganar también fortunas, evolucionarán y progresarán. Hoy la liga rusa ha subido mucho el nivel y pasar por ahí se entiende como un paso intermedio hacia ligas mayores. Véase los casos de Elano o Jo Alves. El siguiente será Carvalho.
En ese caso, sus decisiones me parecen respetables, compartibles... y acertadas.

No creo ni mucho menos que tu comentario haya sido "fuerte"... pero si lo fuera, tranquilo, mientras no se falte el respeto a nadie puedes comentar todo lo fuerte que quieras, jejeje. ;-)

@ Antonio:

Además eso. Son cláusulas anti-madrid y anti-barça. Aún recuerdo cuando el Madrid quería a Raúl Albiol, el primer año que jugó en el Valencia. Fue salir el rumor en el Marca (o en el As) y a la semana su cláusula pasó de 12 millones a 60, si no recuerdo mal.

"¿Qué? ¿Quereis a Albiol? Pagar 60".

Y yo me pregunto si es necesario llegar a esa estupidez. Si el jugador está contento en el Valencia (que lo estaba y dijo que no se movería), da igual que no haya cláusula de rescisión, no es necesaria alguna, el jugador dice que se queda y sanseacabó... como ha hecho Adebayor en el Arsenal ante el interés de Barça, Milan, etc. "Me quedo y punto".

@ atleti1903:

Estaba claro que nadie pagaría 90 millones por Torres... y de esa manera, si el club no lo que quiere vender no lo vende... porque tiene un contrato firmado. Pero 40 ya entra dentro de lo lógico, para equipos grandes y grandes jugadores. 40 ya es algo lógico y ya es una cantidad "pagable".

Desconozco si Zárate lo pasó mal por Rusia... pero creo que es un buen paso intermedio esa liga, como Portugal, Holanda o Francia para ir a ligas más fuertes.

@ Chechu:

El club no es dueño de un jugador. Nadie es dueño de nadie. Y que un jugador tenga firmado un contrato no significa que deba someterse a éste. Un contrato vincula a dos o más partes y todas las partes vinculadas tienen potestad para romperlo. Ahora bien, los jugadores ahí tienen las de perder.

Imagínate que Eto'o, estuviera despechado con su club, su entrenador y su afición porque entiende que ha sido tratado injustamente. Imagínate que dice que quieres irse y el Barça lo acepta. Imagínate que dice que quiere irse al Madrid... y eso el Barça ya no lo acepta.

Que ocurre entonces? Que el club tiene la sartén por el mango. "¿Te quiere el Madrid?" Muy bien, de acuerdo, cuando traigan 150 millones te vas".

En Inglaterra, por ejemplo, si un jugador no quiere irse de su club no se va, por mucho que ofrezca otro equipo. Ahora bien, si el jugador quiere irse, y el club no lo quiere vender, al club no le queda más remedio que negociar... al menos a la alta.

En España, si un jugador no quiere irse de su club no se va, por mucho que ofrezca otro equipo. Ahora bien, si el jugador quiere irse, y el club no lo quiere vender, el club remite a jugador y pretendientes a la cláusula de rescisión.

@ Fernando:

Al final todo se reduce a que el club posee al jugador y no debería ser así. Nadie es dueño de nadie.

@ Gol Blanco:

¿Crees que si por entonces Messi no se hubiera querido marchar se habría marchado, por mucho dinero que ofrecieran?

El Real Madrid ha afrecido todo el oro del mundo, primero a Kaká, luego a Cesc (varias veces) y por último a Ronaldo... y ni Milan, ni Arsenal, ni Manchester han necesitado cláusula. En los tres casos, por supuesto que ninguno de los tres clubs querían vender... pero fue fundamental que Kaká dijera "que se entiendan los clubs pues yo sería feliz si me quedo y también si me voy", que dijera Cesc "quiero quedarme con Wenger" y que dijera Ronaldo "me quedo en el Manchester".

Como ves, si los jugadores no quieren irse no se van... y son muy pocos los casos de rebeldía. Ronaldo con Cúper fue uno. Pocos más ha habido.

Un abrazo a todos!

Luisi dijo...

@ Zorro:

Cierto Zorro, el contrato compromete a ambas partes y ambas tienen que recibir INDEMNIZACIÓN si la otra rompe el contrato... pero el problema que veo yo es en la desproporción que existe.

No puede ser que tú, si trabajas para una empresa y quiere irte, tengas que pagar 30 veces más que lo que cobras por tu libertad.

Mientras que si el caso contrario, si la empresa quien te despide, la indemnización no es tanta.

En ese sentido creo que Eto'o lo hizo mal firmando dicha cláusula, y creo que Fernando Torres hizo muy bien en rebajarla de 90 a 40.

El problema no son las cláusulas de rescisión en general, sino las disparatadas en particular, las de 90, 100, 120, 150 millones, etc.

Un abrazo!

jpx dijo...

Muy interesante el debate que propones Luisi.

En mi opinión, y veo que no coincidimos, el problema no está precisamente en las claúsulas grandes (rollo Etoo, Torres, etc...) sino que en las claúsulas de los jugadores de un nivel medio es donde, a mi juicio, sí ponen las trabas(para el club comprador y-o el jugador si quiere irse) a la hora de que salga el jugador.

Y creo que esas son las más desproporcionadas, si alguien desembolsa 40 kilos por Torres seguramente sea porque piensa que va a rentabilizar su inversión, tanto económica como futbolísticamente, y lo hace pensando en que las probabilidades de que eso ocurra son bastante altas. Pero por ejemplo, si te gastas 30 millones en la cláusula de un jugador tipo Ramos, cuando lo ficho el Madrid, lo veo absolutamente descompensado respecto a lo que supongo ganaba en el Sevilla.

Es como si pensaramos que los coches son caros porque un Mercedes pueda valer 9 millones de pesetas, pero ¿es más caro un Mercedes de 9 millones que funcione como un cañón o un Clio (con todos los respetos, que yo tengo uno) que valiese 5 kilos el modelo básico?

En lo que si estoy de acuerdo es que los jugadores no son propiedad de nadie, sin que eso signifique necesariamente que se puedan pasar los contratos por ahi. Creo.

Un abrazo fuerte!

Fútbol de Primera dijo...

Me has puesto en la duda, Luisi, si de realmente estoy de acuerdo o no con las cláusulas. Por un lado, es verdad que son ridículas y con millonadas tremendas. Pero por otro lado protegen a los clubes de entidades carroñeras y que pretenden hacer de buitres. Muchos han pagado grandes sumas de dinero por esos jugadores y, como es lógico, no querrán regalarlos. Por eso mismo, mandan a quien esté interesado a que se remitan a la cláusula si es que desean contar con él. Creo yo que los contratos vigentes deben respetarse, y solo romperse cuando las partes interesadas realmente así lo quieren. El tema es cuando los clubes emplean esas cláusulas para aumentar el precio de los jugadores en las negociaciones por los que SI están interesados en desprenderse... En fin, creo que el verdadero problema está en la raíz: el mercantilismo absurdo en el que ha entrado irremediablemente el fútbol.

Saludos Luisi!